A medida que nos acercamos a un Día de Acción de Gracias muy diferente donde las mesas no estarán tan llenas como en años anteriores, me imagino que muchos de nosotros podemos tener problemas para considerar por qué estamos agradecidos este año. ¡No hay duda de que 2020 ha sido un año desafiante! A pesar de los desafíos, o tal vez debido a ellos, descubrí que el año ha brindado muchas oportunidades para la alegría y el agradecimiento: familias reunidas durante la cuarentena, amistades reavivadas a través de Zoom, más tiempo para salir o ser creativo en nuestros hogares...

En Eagle's Nest trabajamos para crear una cultura de gratitud en la que compartimos nuestra gratitud entre nosotros todos los días. Esperamos que nuestros campistas y consejeros lleven esa práctica a casa con ellos. Como practico la gratitud a diario en el campamento, encuentro que mi gratitud brota rápidamente, incluso en tiempos difíciles. En este momento, por ejemplo, agradezco que, como estoy trabajando en casa, mi gata Polly esté acurrucada y ronroneando a mi lado. Tomar un momento para reconocer esto y estar agradecido calienta mi corazón.

Practicar la gratitud diariamente tiene muchos beneficios: aumento de los sentimientos de alegría y optimismo, disminución de la ansiedad y resiliencia para enfrentar los desafíos que se nos presenten. Es muy fácil encontrar artículos que ensalcen el valor de la gratitud y estudios científicos que avalen sus afirmaciones. Teniendo en cuenta la gran cantidad de beneficios de la gratitud, dar las gracias no es algo que solo deba ocurrir una vez al año mientras te preparas para comer el puré de papas; debe practicarse con frecuencia e intención a lo largo de nuestra vida.

Este año, cuando te despiertes el viernes por la mañana, todavía un poco lleno por la fiesta del día anterior, te animo a que te tomes un momento para reconocer algo por lo que estás agradecido en ese momento. Y a medida que pasan los días, deja que la gratitud, por las cosas grandes como tu salud y las cosas pequeñas como el sonido de la lluvia en la mañana, fluya en ti a menudo.

Para obtener más información sobre cómo fortalecer una práctica de gratitud, consulte este artículo del Centro de Inteligencia Emocional de Yale.

 

Por Paige Lester-Niles

Compartir