En la temporada de Acción de Gracias, cuando muchas personas se preparan para reunirse con amigos y familiares para dar gracias, me imagino que muchos de nosotros hemos pasado tiempo reflexionando sobre las muchas cosas por las que estamos agradecidos. Después de muchos años en Eagle's Nest, un lugar que cultiva y frecuentemente celebra la gratitud, descubro que mi gratitud brota rápidamente. En este momento estoy agradecido por el sol otoñal de la tarde que brilla a través de mi ventana, calentando mis mejillas e iluminando las hojas del árbol afuera. En el campamento compartimos nuestra gratitud unos con otros todos los días y esperamos que nuestros campistas y consejeros se lleven esa práctica a casa con ellos.

Practicar la gratitud diariamente tiene muchos beneficios: aumento de los sentimientos de alegría y optimismo, disminución de la ansiedad y resiliencia para enfrentar los desafíos que se nos presenten. Es muy fácil encontrar artículos que ensalcen el valor de la gratitud y estudios científicos que avalen sus afirmaciones. Teniendo en cuenta la gran cantidad de beneficios de la gratitud, dar las gracias no es algo que solo deba ocurrir una vez al año mientras te preparas para comer el puré de papas; debe practicarse con frecuencia e intención a lo largo de nuestra vida.

Este año, cuando te despiertes el viernes por la mañana, todavía un poco lleno por la fiesta del día anterior, te animo a que te tomes un momento para reconocer algo por lo que estás agradecido en ese momento. Y a medida que pasan los días, deja que la gratitud, por las cosas grandes como tu salud y las cosas pequeñas como el sonido de la lluvia en la mañana, fluya en ti a menudo.

Para obtener más información sobre cómo fortalecer una práctica de gratitud, consulte este artículo del Centro de Inteligencia Emocional de Yale.

 

Por Paige Lester-Niles

Compartir